Congreso Estatal de Psicomotricidad 2018 – Madrid

Anuncios

Trastornos Psicomotores

Trastornos Psicomotores

– Trastornos del tono: hipertonías, paratonías, distonías diversas, sincinesias.

– Dispraxias, dificultades de coordinación motora en todos los campos de actividad, con consecuencias respecto a los aprendizajes, a menudo coexistentes con una importante lentitud motora de la que forman parte las disgrafias.

– Hiperactividad del niño: que incluye una agitación motora, una deficiencia de las modalidades de atención y una impulsividad perjudicial para la inserción social.

– Tics, de presentaciones extraordinariamente diversas y de origen multifactorial.

– Trastornos de la dominancia lateral, bien sea una dislateralidad inherente al niño o una confusión relacionada con inadecuadas actitudes educativas.

– Trastornos de la organización del espacio y del tiempo, que dan lugar a grandes dificultades en los aprendizajes.

La Psicomotricidad Deportiva

La Psicomotricidad Deportiva

La Psicomotricidad Deportiva -por Mauricio Irbauch-

Objetivos:

La Psicomotricidad Deportiva procura mejorar la motricidad, coordinación y demás cualidades del movimiento que posibilitan acciones deportivas más exitosas.

En el entrenamiento de alto rendimiento, la Psicomotricidad Deportiva, ocupa un espacio propio entre la preparación física, técnica y el tratamiento psicológico del deportista.

La Psicomotricidad Deportiva también es utilizada con notable éxito para eliminar torpezas en motricidad fina -escritura, dibujo, movimientos manuales finos-, como en motricidad gruesa que todo el cuerpo realiza, mejorando las capacidades corporales del niño o adulto.

La Psicomotricidad Deportiva, puede ser aplicada eficazmente, en el campo de la rehabilitación -mental, orgánica o de integración social-, a través de deportes con un enfoque psicomotor -por ejemplo, el tchoukball-

Métodos:

Para lograr este objetivo, operan simultáneamente, a través de técnicas especiales, y movimientos corporales, determinados por los estados psicoemocionales que influyen notablemente en el juego del deportista.

Como es muy importante la consideración del tono muscular y los movimientos espontáneos, se procura trabajar con los emergentes del movimiento, adaptándolos a la modalidad personal de óptima ejecución.

La Psicomotricidad Deportiva no reemplaza a estas disciplinas, sino que las complementa, por ejemplo, neutralizando la inhibición motriz, estados agresivos o de desaliento en los que el deportista puede trabarse y no recuperarse rápidamente, hacer una buena lectura corporal del adversario, para explotar más sus puntos psicomotores débiles y superarlo.

También utiliza técnicas de relajación y concentración rápidas, para ser realizadas en los breves intérvalos de juego.

La Psicomotricidad Deportiva está basada en la técnica de la Psicosomática Deportiva ®, creada por el Dr. Hermann Brandt -Médico Deportólogo suizo, creador del Tchoukball, deporte por la no violencia e integración-, utilizada en los entrenamientos de R. Federer, entre otros deportistas.

Resumen de resultados y conclusiones:

Se han comprobado evoluciones favorables, en quienes recibieron el tratamiento o entrenamiento de psicomotricidad deportiva:

a) Niños de 4 a 8 años, con dificultades en la escritura, dibujo y coordinaciones.

b) En deportistas, tenistas, de alto rendimiento.

c) En personas con discapacidad física, mental y/o social.