¿Qué nos aportan los rituales de entrada y salida en la Sala de Psicomotricidad?

¿Qué nos aportan los rituales de entrada y salida en la Sala de Psicomotricidad?

dispositivo temporal

Enlace imagenes: http://vimeo.com/16843543

RITUAL DE ENTRADA

El ritual de entrada es un momento de acogida: los niños son acogidos siempre en un mismo espacio, estos pueden venir de otras aulas o si es una actividad extraescolar serán llevados por sus padres o tutores.

Este momento ayuda al niño en la planificación de su acción, elaborando su proyecto de juego, favoreciendo la comunicación, el desarrollo de la identidad. Implica sentir la presencia o ausencia de los demás compañeros y el respeto de las normas (la ley).

En el ritual de entrada el objetivo a conseguir será que los niños consigan progresivamente un dominio de la estructura de los mismos, fomentando una mayor comunicación, diálogo, espontaneidad, intercambio de experiencias, capacidad de escucha y de espera del turno para hablar. Es posible que el psicomotricista encuentre que algunos niños no interioricen suficientemente las normas de la sala, pudiendo llegar a presentarse comportamientos inadecuados (lloros, rabietas, negarse a obedecer, pegar a los compañeros, no respetar las creaciones y romperlas, etc.).

Una vez comentados todos los aspectos de las normas de la sala (la ley), el psicomotricista guiará a los alumnos hacia el espacio de juego.

RITUAL DE SALIDA

La sesión se acaba con el ritual de salida donde nos despedimos hasta la siguiente sesión. Al finalizar la sesión, el ritual de salida supone un paso, una adaptación a la realidad a través del lenguaje, por medio del cual, el niño podrá expresar todo lo que ha hecho y como lo ha vivido. Prepara al niño para pasar a otro espacio, a otras actividades y otras personas.

Aprender a través de la imitación

Aprender a través de la imitación

La psicomotricidad se puede trabajar mediante numerosas situaciones cotidianas y una de ellas es a través de la imitación. Una de las cosas que más le gustan a los niños es imitar a los adultos y sabiendo que hasta los 5-6 años de edad los niños absorben toda esa información inconscientemente es importante tener en cuenta cada tipo de conducta.

Cuando los niños aprenden idiomas desde tan pequeños lo realizan inconscientemente, juegan y obedecen hasta aprender mediante repeticiones.

Toda esa información se acumula en el niño en diferentes etapas hasta conseguir que su pensamiento sea más operacional, más lógico.

Para ello, el trabajo de Psicomotricidad a través de la imitación puede ser un factor clave en el desarrollo de las personas.

A continuación, desde la Revista de Psicomotricidad profundizan más sobre este tema.

niños_jugando_verano

Un artículo para profundizar y conocer más sobre el aprendizaje que podemos realizar a través de la imitación corporal, con personas de distintas edades, desde niños hasta mayores.

El Espejo en el Otro. La Imitación, una Intervención Corporal.

  • Recorrido evolutivo de la imitación
  • ¿Cómo pensar la imitación desde la Psicomotricidad?
  • La imitación como una intervención corporal
  • Casos de trabajos a través de la imitación

En la Revista de Psicomotricidad

Artículo de Mady Alvarado y Carlos Caraballo


El verdadero aprendizaje por imitación para las personas es más eficaz cuando la persona modelo recibe recompensas por la conducta que realiza. (Libro:Guía práctica para evitar problemas de conducta y mejorar el desarrollo infantil. Edición Pirámide)

12 libros para saber más sobre Psicomotricidad

12 libros para saber más sobre Psicomotricidad

12 lecturas recomendadas para adquirir en Amazon o en cualquier libreria.

  • 5 libros recomendados por otros profesionales.

es_assoc_19-08-14_ultimas-novedades-libros_728x90


Los fantasmas de la acción y la práctica psicomotriz

Bernard Aucouturier

Un manual, referente teórico y práctico, que ofrece las líneas maestras y los principios fundamentales de la Práctica Psicomotriz Aucouturier (PPA). B. Aucouturier expone su trayectoria como psicomotricista mostrando la práctica y los conceptos que progresivamente han ido emergiendo de su experiencia educativa y clínica.

Consigue el libro: Los fantasmas de acción y la práctica psicomotriz (BIBLIOTECA DE INFANTIL)


que hacer con el niño dificil en la escuela

Bernard Aucouturier

L’enfant terrible es la expresión que utiliza el autor para referirse a ciertos niños y niñas que «se salen de la norma», niños de difícil convivencia en el marco escolar porque sus actitudes de negación y oposición ponen fuera de sí a los maestros y maestras. Este libro trata los aspectos preventivos y ofrece también una respuesta educativa y pedagógica para que estos niños y niñas «fuera de la norma» encuentren el placer de aprender a partir de la experiencia y del compromiso con el profesorado. En definitiva, que puedan «vivir mejor» la escuela. Dirigido a quienes tratan con estos niños y niñas, este libro incita a que nos interroguemos sobre nuestras prácticas pedagógicas.

Consigue el libro: L’enfant terrible: ¿qué hacer con el niño difícil en la escuela? (BIBLIOTECA DE INFANTIL)


miedo a nada miedo a todo

Bernard Aucouturier

Sois educadores, psicólogos, médicos, logopedas, maestros, padres. Os sentís interpelados, perturbados, molestos, preocupados, fascinados por las manifestaciones de miedo en el niño. En cada etapa de su desarrollo, el miedo está presente. ¿Miedo al lobo? ¿A la oscuridad? ¿A la separación? ¿A la muerte? «Miedo a todo miedo a nada». Investigadores y profesionales comparten sus hipótesis en torno a la problemática del miedo en el niño.

Consigue el libro: Miedo A Nada…Miedo A Todo… (BIBLIOTECA DE INFANTIL)


-Por-que-los-ninos-y-las-ninas-se-mueven-tanto--i1n56303

Bernard Aucouturier

Es natural, normal y saludable que los niños y las niñas se muevan, ya que la motricidad es el medio privilegiado que tienen para expresar su psiquismo: sensaciones, emociones, percepciones, representaciones y también para conocer el mundo y para relacionarse con los demás. Movimiento y cuerpo es al niño lo que el lenguaje es al adulto.

Consigue el libro: ¿Por qué los niños y las niñas se mueven tanto?


no es un problema, tiene un problema

Mediante los sentidos y los movimientos rítmicos que hace el bebé – balanceo, rotación, levantamiento de cabeza, movimientos de manos, ojos, gateo y, por último, andar- se hace posibles las conexiones neuronales entre las diferentes partes del cerebro. Si, por cualquier causa, no se realizan estos movimientos, no habrá suficientes conexiones neuronales, ocasionando problemas de aprendizaje de todo tipo, que se reflejan en el comportamiento y en las habilidades motoras gruesas o finas, así como en la visión, el oído o la articulación de palabras y el lenguaje del niño.

Desde el nacimiento el bebé se está programando como, por así llamarlo, el disco duro de nuestro cerebro, y con esa información procesará los datos necesarios para el desarrollo óptimo de todas sus capacidades.

De esto se deduce la gran importancia de los primeros años de vida. Los niños que no han sido estimulados debidamente en su niñez tendrán más problemas de aprendizaje más adelante (en el plano emocional, psíquico y físico) que los niños estimulados adecuadamente.

La sociedad de hoy en día (con problemas de tiempo y espacio) obstaculiza muchas veces el crecimiento natural del niño, pues se limita el movimiento (se les coloca en el cochecito, sillitas anatómicas, taca-tacas, muy seguros, eso sí), y se les deja horas medio inmovilizados en vez de dejarlos en el suelo o en una superficie donde pueda moverse libremente.

La reacción del cerebro ante el estrés se manifiesta en el movimiento y en la postura corporal; esto es, cuando estamos estresados nos bloqueamos y nos ponemos rígidos, no estamos flexibles; esto mismo ocurre en nuestro cerebro con nuestras ideas: se bloquean, no podemos concentrarnos, no vienen nuevas ideas y soluciones. Mediante ejercicios de movimientos rítmicos y de gimnasia cerebral se estimula el cerebelo, el núcleo vestibular (encargado de equilibrio) y los centros del habla, teniendo efectos importantes para la lectura y la escritura, produciendo relajación y equilibrio emocional y obteniendo mejores resultados.

Consigue el libroMi hijo no es un problema, tiene un problema: Gimnasia cerebral para niños con problemas de aprendizaje (Psicomotricidad y Educación)


Psicomotricidad y necesidades educativas especiales

Este libro surge con la intención de exponer todo aquello realizado en la práctica educativa desde el campo de la psicomotricidad. Se organizan las estrategias de intervención atendiendo a las necesidades que se detectan en los diferentes ámbitos, desde una perspectiva global de la persona. Parte de unos principios generales que se ajustan a las características individuales de los niños y niñas con los que se trabaja, así como a las del entorno en el que se desarrolla la práctica.

Consigue el libro: Psicomotricidad y Necesidades Educativas Especiales (Colección Escuela y Necesidades Educativas Especiales)



Psicomotricidad e intervención educativa

Esta obra presenta una visión general de la disciplina Psicomotricidad e intervención educativa. En ella se exponen las bases sobre el devenir histórico de la psicomotricidad, las diversas concepciones, la fundamentación teórica de la disciplina, las definiciones aportadas por distintos autores, los objetivos que persigue, las características generales del desarrollo psicomotor y sus componentes básicos (coordinación, equilibrio, lateralidad y estructuración espacio-temporal).

Se analizan los trastornos psicomotores más frecuentes y las dificultades que éstos conllevan en relación con los aprendizajes escolares. Se explican las escalas de observación que permiten obtener información objetiva sobre el desarrollo psicomotor alcanzado por los niños en educación infantil y primaria y, así, adecuar la programación didáctica al nivel real de su desarrollo madurativo.

Finalmente, se exponen unas reflexiones metodológicas generales que son necesarias para la elaboración de una propuesta de trabajo psicomotor que potencie el desarrollo socioafectivo, y se incluye un ejemplo práctico del desarrollo de una sesión psicomotriz para trabajar en el aula.

Consigue el libro: Psicomotricidad e intervención educativa (Psicología)


Estudio y genesis de la psicomotricidad

La presente contribución sobre el Estudio y génesis de la Psicomotricidad apunta hacia una Ciencia del Hombre donde lo psicológico no se opone a la motricidad, donde el pensamiento no se opone a la acción, donde la palabra no se opone al gesto, donde el alma no se opone al cuerpo, esto es, donde lo biológico y lo social se interrelacionan dialécticamente y se condicionan recíprocamente.

Este trabajo de investigación psicopedagógico, concretizado en un grupo de niños con dificultades escolares, preconiza el uso de la Psicomotricidad como una nueva concepción psicopedagógica de educación y como medida de prevención del fracaso escolar. Presenta también, los fundamentos científico-pedagógicos de acción terapéutico-reeducativa en el campo de la aplicación y análisis de los casos.

Psicólogos, psicoterapeutas, psiquiatras infantiles, pediatras, investigadores, educadores y todos los que, por una u otra razón se interesan por las ciencias de la educación y por la niñez, tienen en este libro razones de interés que convierten de mayor valor su lectura y estudio.

Consigue el libroEstudio y génesis de la Psicomotricidad


Este libro revisa el desarrollo psicomotor del niño y los elementos que lo integran, y analiza los trastornos psicomotores más frecuentes, poniendo de manifiesto la confusión que genera el término y tomando una opción para la clasificación de los mismos. Es una guía eminentemente práctica, que sirve para identificar el nivel de desarrollo en cada uno de los elementos del balance psicomotor y favorecerlo. Sólo así se conseguirá prevenir cualquier tipo de trastorno relacionado con el desarrollo psicomotor del niño. Se enfatiza la necesidad de una observación y registro riguroso de lo observado, para lo que se facilitan plantillas de observación, y se propone una variada serie de actividades agrupadas en función del elemento más representativo.

Consigue el libro: El desarrollo psicomotor y sus alteraciones: Manual práctico para evaluarlo y favorecerlo


los-ninos-pequenos-con-autismo

Este libro ofrece a las familias una guía sencilla que les orienta y ayuda a mejorar aspectos principalmente relacionados con la autonomía de sus hijos. Partiendo de sus preocupaciones, dudas e inquietudes a la hora de enfrentarse a situaciones cotidianas, se han incluido en el libro programas específicos para abordar las dificultades con el sueño (capítulo 5), los problemas de alimentación (capitulo 4) y los miedos o fobias que muchos de estos niños presentan (capítulo 6). También se exponen estrategias útiles centradas en la enseñanza del control de esfínteres (capítulo 3) e ideas específicas para estimular las capacidades de juego (capítulo 8).

Dado que la comprensión del trastorno debe ser el punto de partida de todo programa educativo, iniciamos esta guía con una breve explicación tanto del Autismo como de la manera en la que los primeros síntomas comienzan a manifestarse (capítulo 1). Sólo desde esa comprensión se puede ajustar nuestra respuesta a las necesidades de estos niños.

Las personas con Autismo son “pensadores y aprendices visuales” y por ello, sea cual sea nuestro objetivo educativo, debemos emplear las imágenes para ayudarles a comprender y asimilar mejor aquello que les tratamos de enseñar. Por esta razón, dedicamos el segundo capítulo a explicar cómo se deben utilizar los apoyos visuales y cuál es la mejor manera de aprovechar esa destreza para procesar la información visual, tan característica de las personas con Autismo.

Con un lenguaje sencillo, lejos de tecnicismos y complicadas explicaciones teóricas, incluyendo abundantes ejemplos prácticos y descripciones de casos específicos, hemos agrupado en estas páginas algunas de las preguntas más frecuentes que nos realizan los padres de niños con Autismo.

Consigue el libro: Los niños pequeños con autismo: Soluciones prácticas para problemas cotidianos (Educación especial y dificultades de aprendizaje)


cerebro_motriz

Esta obra analiza y describe el papel del sistema nervioso en la organización, control y realización de los movimientos y en general de las actividades sensoriomotrices. Muestra también los mecanismos de interacción entre el sistema nervioso, el aparato musculoesquelético y el entorno. Responde a las preguntas que se suscitan en relación a esta interacción entre los diferentes sistemas humanos y el medio ambiente.

Presenta tres estudios complementarios: el primero, se centra en las actividades motrices familiares, sencillas o complejas como la marcha o el agarre de objetos para analizar cómo se caracterizan las órdenes nerviosas que las subtienden. El segundo, se centra en las estructuras nerviosas centrales y periféricas para describir su composición y su función. El tercero, más sintético, intenta definir las reglas que presiden la organización de la acción y su aprendizaje.

Consigue el libro: Cerebro y motricidad (Psicología deportiva)


Libros recomendados en el grupo de Psicomotricidad en Linkedin:

  • Simbología del movimiento de André Lapierre y Bernard Aucouturier. Editorial Científico-Médica
  • Psicomotricidad, cuerpo y movimiento. Editorial Miño y Dávila
  • ¿Qué es la Psicomotricidad? Los Trastornos Psicomotores y la Práctica Psicomotriz
  • Psicomotricidad, Prácticas y Conceptos. Pablo Bottini
  • Cuerpo, Tiempo y Espacio. Miguel Sassano
  • Psicomotricidad. Propuesta de práctica Psicomotriz. Enfoque educativo. María de los Ángeles Hernández
¿Cuáles son los objetivos a trabajar cuando los niños presentan alteraciones de tono muscular originadas por las emociones?

¿Cuáles son los objetivos a trabajar cuando los niños presentan alteraciones de tono muscular originadas por las emociones?

El desarrollo emocional influye directamente en la evolución intelectual y social del niño, dicho desarrollo puede conducir a conductas negativas que originan limitaciones en el desarrollo de los niños o a conductas positivas que generen estados de gran interés, motivación, ganas de jugar, de aprender y de explorar el mundo que les rodea.

Psicom 1

Entre los trastornos más comunes del tono tenemos la Hipotonía
(disminución del tono muscular y estado de flacidez) y la
Hipertonía (estado de rigidez en los músculos).

Hoy en día es una tarea urgente prestar atención a las necesidades emocionales de los niños en su contexto familiar, escolar y social.

Teniendo conocimiento de habilidades emocionales los primeros años de vida del niño son una garantía de éxito en su futuro desarrollo escolar y social.

Cuando los niños se encuentran en situaciones cómodas y motivadoras destaca el aumento de tono en la consecución de determinadas actividades y la relación de dependencia que presenta hacia las personas que se encuentren en ese momento.

Si los niños están nerviosos se muestran inseguros, presentan cierta dependencia hacia los demás y necesitan agradar a las personas mostrándose obedientes y colaboradores.

Los objetivos más acertados para trabajar este problema (disminuación del tono debido a problemas emocionales o rigidez de algunas partes del cuerpo) serían la relación de dependencia y la expresión de las emociones a través del cuerpo, con el fin de conseguir una correcta tensión y relajación muscular.

Para trabajar sobre el tono, podríamos plantear actividades como la tensión-distensión de distintas zonas del cuerpo, rodar, dejarse caer, balancearse, trepar, y arrastrarse por el suelo entre otras actividades donde intervenga directamente el cuerpo y el movimiento.

¿Que prioridades debemos tratar  para realizar este trabajo?

  • Aumentar la confianza y seguridad en los niños
  • Conseguir niveles de mayor expresividad verbal
  • Ponerle nombre  a las emociones
  • Realización de ejercicios individualmente que aumenten su confianza
  • Trabajar la experiencia corporal en distintas situaciones y a través del juego para aumentar su nivel de expresividad lingüística

Orientaciones para conseguir estos objetivos

  • Actividades grupales, actividades deportivas con unos objetivos concretos para aumentar su motivación al trabajar todos hacia unos objetivos, donde se ayuden los unos con los otros
  • Juego libre (sin directrices) por la sala
  • Representación de los juegos realizados en papel/pizarra/cartulinas

Mejorando su estado emocional mejora el tono muscular.

Observaciones para profundizar:

  • Relación del niño con el entorno, con las personas, con los objetos, ritmo espontáneo, marcha, respiración y actitud corporal
Guía para utilizar la Práctica Psicomotriz como metodología de trabajo.

Guía para utilizar la Práctica Psicomotriz como metodología de trabajo.

Antes de nada recordamos lo que es la PSICOMOTRICIDAD aquí.

Para comenzar debemos de disponer de una sala de trabajo, con espacio y con el menor número de obstáculos posibles.

La disposición de la sala de psicomotricidad debe ser creativa, de forma que suponga un reto, un descubrimiento para el niño.

El deseo de jugar se despierta a través de la presentación que el adulto hace de los espacios y materiales.

La disposición que el Psicomotricista utilice, los materiales que proponga, va a estar condicionada por los objetivos que se establezcan.

A continuación diferentes artículos para completar esta información:

Conoce los distintos materiales de Psicomotricidad que se pueden utilizar.

Diferentes imágenes recogidas de Salas de Psicomotricidad en internet.

Organización por espacios y materiales de una Sala

¿Cómo organizar los espacios y los materiales para potenciar el desarrollo global de la motricidad?


Una vez tenemos la sala organizada con los diferentes espacios y materiales debemos tener claro cual es nuestro rol y nuestra disposición en la sala:

El rol del Psicomotricista

El trabajo del Psicomotricista

Guía de observación


Estructura de la sesión

En la sesión hay que llevar a cabo el itinerario de los tres espacios (sensoriomotor – simbólico – pedagógico, de expresividad o de distanciación), a través de los cuales, el niño puede madurar globalmente y cuya finalidad es ofrecer en cada uno de ellos los materiales y el lugar físico para que las actividades tengan un matiz predominante.

Explicación de cada espacio aquí

resumen psicomotricidad


MÁS INFORMACIÓN:

¿En qué ámbitos podemos trabajar la Psicomotricidad?

¿Qué debe potenciar el Psicomotricista con los alumnos con deficiencia intelectual?

Psicomotricidad y dificultades escolares

Consideraciones para trabajar con niños con síndrome de Down

¿Cuales son los mejores libros para aprender sobre esta práctica?

Revista de Psicomotricidad – Todos los artículos relacionados con la Psicomotricidad

Pruebas sencillas para detectar la dominancia de los niños

Pruebas sencillas para detectar la dominancia de los niños

Cuando observamos la dominancia de los niños respecto a su cuerpo podemos obtener la lateralidad.

La lateralidad es el predominio funcional de un lado del cuerpo humano sobre el otro. Para lograr una mayor eficacia y evitar posibles dificultades es preciso tener una lateralidad bien establecida.

¿A qué edad se desarrolla la lateralidad en los niños?

Alrededor de los 5 años se consolida la lateralidad de los niños. Antes pueden llegar a tener preferencias.

¿Qué problemas puede originar una lateralidad mal definida?

  • Problemas en la lectoescritura
  • Torpeza motriz
  • Problemas de orientación espacial
  • Tartamudez
  • Dislexia
  • Dificultades en los aprendizajes básicos

Con estas pruebas a través de las cuatro partes del cuerpo (pie, mano, ojos y oído) podemos obtener gran información sobre la dominancia del niño.

PRUEBAS

1. DOMINANCIA DE PIES

  • Patear una pelota

  • Saltar con un solo pie

2. DOMINANCIA DE MANO

  • Desenroscar un tapón y volverlo a enroscar

  • Escribir el nombre del alumno

3. DOMINANCIA DE OJOS

  • Mirar por el agujero de un cartón

  • Andar por la sala con un ojo tapado (observar cual queda libre)

4. DOMINANCIA DE OIDO

  • Escuchar una canción por un auricular

  • Escuchar el tic-tac del reloj

¿ Qué es la pulsionalidad motriz?

¿ Qué es la pulsionalidad motriz?

Según el concepto de PULSIONALIDAD MOTRIZ en Los fantasmas de acción y la práctica psicomotriz de Bernard Aucouturier  una de las acciones educativas que debemos realizar con los niños consiste en ayudar a transformar la pulsionalidad en placer por medio de acciones matizadas y de proyectos socializados.

Para entender este concepto que puede llegar a ser complicado de entender, definimos pulsionalidad de una manera fácil como un exceso de movimiento, una manera de protegerse frente a la angustia.

El objetivo de trabajar la pulsionalidad motriz en la sala es la de ayudar al niño a ser más responsable de sus actos mediante un cambio de comportamiento y actitud.

Este proceso es lento y más teniendo en cuenta el desconocimiento que puede existir para trabajar a partir de este concepto. Suele aparecer hasta los 6 – 7 años.

En la mayoría de ocasiones no llegamos a pensar el motivo por el cual el niño está actuando de tal manera, en este caso con un exceso de agitación donde corre, grita, destruye… Directamente intervenimos con acciones directas incluso llegando al castigo, estimulando el desarrollo precoz sin respetar que cada uno posee un dinamismo que es necesario aceptar y desarrollar en la mejores condiciones para su adecuada evolución.

Estamos ante una situación de angustia en el niño que intenta reaccionar por medio de la agitación motriz.

Si queremos obtener lo contrario de esta agitación motriz nos encontraríamos a niños caracterizados por la pasividad motriz, denominada inhibición.

¿Que sucede si no somos conscientes de este proceso?

Los niños seguirán teniendo excesiva energía descontrolada respecto a la actividad que estén realizando.

¿Hasta que edad puede permanecer la pulsionalidad motriz?

Hasta las 6-7 años

¿Qué tipo de ayuda es conveniente?

Trabajo individual o mediante un grupo reducido

Recursos para trabajar la pulsionalidad motriz:

– Actividades de construcciones, esto les permitirá representar y estar concentrados en la actividad.

– Jugar en silencio: estar jugando y en un determinado período brevemente proponer estar jugando en silencio.

– Para que el niño entre en el juego será necesario que viva una relación privilegiada con un adulto que juegue para él, pero que juegue sin exceso, que juegue a hacer que el niño descubra una dinámica de placer.

Una recomendación total de este libro:

Los fantasmas de acción y la práctica psicomotriz de Bernard Aucouturier

Los fantasmas de la acción y la práctica psicomotriz

Más información: 

Desarrollo Psicomotor en síndrome de Down

Centrándonos en las características del desarrollo psicomotor de las personas con Síndrome de Down y teniendo en cuenta los estudios de diversos autores como Ajuriaguerra (1973), Lambert (1979), Hoffman, Peterson y Van Dyke (1990) y Arnaiz (1992)  nos indican que la falta de madurez psicomotriz generada, junto con la hipotonía muscular e hiperflexibilidad articular, son rasgos constantes en el síndrome de Down.

La falta de madurez provoca en el recién nacido un retraso en la adquisición de las primeras conductas: control cefálico, sedestación, bipedestación, marcha independiente así como deficiencia en la capacidad de manipulación fina entre otras.

Este retraso implica que el desarrollo futuro que tenga el síndrome de Down se va a ver afectado por un proceso más lento. Algunas de estas conductas psicomotrices pueden ser: el salto y sus distintas variaciones, el pedaleo, carrera y en general todas las conductas motrices básicas.

¿Qué otras conductas pueden aparecer durante su desarrollo?
  • Marcha atípica
  • Pasos largos
  • Incoordinación de brazos
  • Falta de sincronización con los movimientos de las piernas durante la carrera
  • Dificultad  en la coordinación óculo-manual
  • Tiempo de reacción más lento
  • A menudo no controlan su fuerza
  • Escasa preparación receptiva sin intervención, actitud pasiva
¿Cómo trabajar estas conductas?

Estas conductas requieren un trabajo especializado, tanto individual como grupal. Individual para centrarnos en la persona directamente y grupal para fortalecer las habilidades con sus iguales.

No solo puede ser una labor física (saltar, correr…NO), la parte emocional y el bienestar del individuo van a ser factores clave en su desarrollo. Cada actividad debe ser aceptada y agradable para el síndrome de Down. Trabajar a partir de su conducta e implicar nuevas adaptaciones hasta conseguir los objetivos que se pretenden.

Hay que partir de lo que más le gusta en un ambiente agradable hasta ir formulando actividades donde se encuentren cada vez más cómodos. Una vez que vamos mejorando y adquiriendo las habilidades correspondientes según su etapa evolutiva se van creando nuevas actividades y formas de trabajo.

¿Qué otras características debemos de tener en cuenta?
  • Características del desarrollo cognitivo
  • Características del desarrollo del lenguaje
  • Características del desarrollo socioafectivo

Para concluir, se puede lograr la adquisición de nuevas habilidades y capacidades siempre respetando el ritmo y las condiciones de aprendizaje.

Si quieres saber más sobre las consideraciones para diseñar una sesión con personas con síndrome de down entra aquí

Más información:

Deficiencia mental asociada a síndrome de Down, desarrollo psicomotor, educación física y deportes

Representación de la Psicomotricidad en el Medio Acuático

Definición construida en el Primer encuentro “El Psicomotricista en el agua” dirigido por Rodolfo Sangla junto a los participantes del encuentro.

1622030_353515144811195_6341547305594369335_n

Más información de interés aquí:

http://www.revistadepsicomotricidad.com

https://www.facebook.com/aquahabilitar

http://psicomotricidadenh2o.blogspot.com.ar/

3 factores que intervienen en el desarrollo psicomotor

3 factores que intervienen en el desarrollo psicomotor

El desarrollo psicomotor es la manifestación externa de la maduración del Sistema Nervioso Central (SNC).

La maduración del SNC tiene un orden preestablecido y por esto el desarrollo tiene una secuencia clara y predecible: el progreso es en sentido céfalocaudal y de proximal a distal.

Las secuencias del desarrollo son las mismas en todos, mientras la velocidad y fechas de adquisición precisas dependen de cada niño y de factores diversos

desarrollo psicomotor

Etapas de la lateralidad (Spionnek)

Etapas de la lateralidad (Spionnek)

Las etapas de la lateralidad han sido estudiadas por Spionnek y divididas en las siguientes fases:

1ª Etapa:

El niño no distingue entre los dos lados de su cuerpo.

2ª Etapa

El niño comprende que los dos brazos se encuentran a cada lado de su cuerpo, pero ignora si son derechos o izquierdos (4 y 5 años).

3ª Etapa:

El niño aprende a diferenciar las dos manos y los dos pies, y solamente más tarde sus ojos.

4ª Etapa:

El niño tiene noción de sus extremidades derecha e izquierda y la noción de todos sus órganos pares, y los sitúa a cada lado de su cuerpo (6 y 7 años).

5ª Etapa:

El niño empieza a saber con toda precisión cuáles son la parte derecha y la parte izquierda de su cuerpo.

Esta escala pretende formular la evolución de una lateralidad, llamada normal, ya que, en función de la utilización del cuerpo, las etapas pueden ser anticipadas o por el contrario, debido a carencias del movimiento pueden ser aplazadas.

La lateralidad toca varios aspectos funcionales, así tenemos la lateralidad ocular, manual, pedal y acústica.

Tanto los problemas de articulación, fonación, ejecución como los de integración, discriminación, percepción dependen de una lateralidad interiorizada y determinada.

Todos los aprendizajes escolares, y hasta los extraescolares, se cuestionan la lateralidad vivida, para ellos no hay que recomendar intervenciones precipitadas, rígidas e incoherentes. Mucho antes de las exigencias de motricidad fina, provocadas por aprendizajes triviales, el niño ha de tener posibilidades y condiciones de respuesta a sus necesidades de conquista, fabricación, espacio, movimiento, exploración, etc. a partir de las cuales la organización motora y la lateralidad se establecen convenientemente y fundamentan todas las otras estructuraciones cognitivas.

Referencia: Vítor da Fonseca (Estudio y génesis de la Psicomotricidad)

Juego para niños trabajo para el Psicomotricista

La psicomotricidad se puede trabajar mediante numerosas situaciones cotidianas, intencionadas o no. Lo que parece ser un simple juego lleva detrás una gran labor por parte del Psicomotricista, un trabajo completo a nivel psicológico, afectivo, cognitivo, educativo, orientativo y estimulador que debe complementar con los demás profesionales del sector.

La psicomotricidad considera al movimiento como medio de expresión, de comunicación y de relación del ser humano con los demás, desempeña un papel importante en el desarrollo armónico de la personalidad, puesto que el niño no solo desarrolla sus habilidades motoras; la psicomotricidad le permite integrar las interacciones a nivel de pensamiento, de emociones y de socialización.

La Educación Psicomotriz trata de favorecer el desarrollo global de la persona mediante la utilización del movimiento y el juego corporal, el establecimiento de relaciones con los objetos y con los otros, y como consecuencia el desarrollo de la identidad y autonomía personal.

A pesar de que la Psicomotricidad pueda parecer algo simple de trabajar (un simple juego) requiere una alta formación del Psicomotricista y un espacio adaptado para desarrollar este tipo de sesiones.

Podemos encontrarnos con otras prácticas donde también se trabaje la Psicomotricidad o la complementen.

bloggg

ORIENTACIONES PARA REALIZAR EL PROTOCOLO DE OBSERVACIÓN

ALGUNAS PAUTAS PARA LAS OBSERVACIONES INICIALES

En la Psicomotricidad la observación es básica y fundamental en el trabajo para valorar a un niño. La exploración se consigue a través de protocolos de observación.

Para hacer la intervenciones se tomará como punto de referencia la expresividad, las manifestaciones del niño.

Nos quedaremos sólo en el nivel descriptivo, es el que digo lo que veo, sin tocar de momento los sentimientos ni mucho menos la interpretación.

No obstante este nivel descriptivo tiene un gran valor y puede ayudarnos a conseguir los objetivos marcados.

Estas orientaciones tienen que complementar las labores de los demás profesionales (maestr@, psicólog@, fisioterapeuta…)

Orientaciones:

– Las situaciones en la primera sesión deben evitar inhibiciones y bloqueos que puedan impedir un estudio global del niño.

– El ambiente debe ser agradable, con mucho espacio libre en el que el niño pueda sentirse disponible.

– Las situaciones presentadas deben estar ajustadas a las características del niño.

– Paralelamente a la observación es conveniente recopilar datos sobre la formación y profesión de los padres, el tiempo que dedican a la familia, las condiciones de la vivienda (lugar, espacio, número de personas, habitación individual, ocupación del ocio, vacaciones, etc.)

– Por otro lado hay que tener datos sobre los acontecimientos del desarrollo psicomotor del niño (parto, actividad refleja, ejercicios de reflejos, succión, visión, audición, fonación, prensión locomoción, etc.)

– Hay que obtener unas notas sobre la historia social y escolar del niño que complementaremos con el análisis de algunos datos suministrados por los padres sobre la historia clínica del niño.

La observación inicial…

debe estar caracterizada por una atmósfera lúdica, simple, adaptada al niño y sus características.

procurar no repetir situaciones traumáticas.

los éxitos y fracasos no deben ser hipervalorizados ni enjuiciados, únicamente deben ser registrados.

se puede solicitar la presencia de los padres en la observación del niño y dialogar sobre lo observado para tomar consciencia de los problemas.

 

La información de la sesión debe ser registrada en la Ficha de Observación Psicomotora.

 

Fuentes:

Estudio y génesis de la Psicomotricidad

Escuela Internacional de Psicomotricidad

Dificultades de aprendizaje ocasionadas por desórdenes de lateralidad (Terapia Psicomotora)

TERAPIA PSICOMOTORA (TPM)

Vítor Da Fonseca – Estudio y génesis de la Psicomotricidad
BLOG

 

¿Qué efectos tiene la Terapia Psicomotora para mejorar las dificultades de aprendizaje?
  • Efectos motores y funcionales.
  • Efectos psíquicos y escolares.
  • Efectos afectivos, caracteriales y sociales.

 

Efectos motores y funcionales:

– Mejorar la organización dinámica.

– Respuestas motoras más ajustadas.

– Selección más rápida de las sinergias a utilizar.

– Economía de gesto.

– Favorecer la atención.

– Control de la función tónica.

– Desarrollo de la inhibición voluntaria.

– Enriquecimiento del co-mando neuro-motor.

– Precisión de los datos somato-gnósicos y espacio-temporales.

Efectos psíquicos y escolares:

– Aumentar la disponibilidad tónico-muscular.

– Liberación del gesto.

– Mantener las integridades sensoriales.

– Perfeccionar la ritmicidad.

– Valorar la atención

– Favorecer el perfeccionamiento motor.

– Precisar las nociones lógicas.

– Enriquecer la expresión simbólica.

– Desarrollar la adaptabilidad.

– Enriquecer la concienciación de la acción.

Efectos afectivos caracteriales y sociales:

– Valorar los datos de la expresión y de la comunicación.

– Disminuir los conflictos y las incomprensiones.

– Aumentar el sentimiento de autoconfianza.

– Combatir los complejos de inferioridad.

– Negar la supervalorización de los errores

– Combatir la represión.

– Mejorar las posibilidades de acción e inversión sobre los otros.

– Mayor comprensión de actitudes y creaciones.

 

Deficiencia motora y la natación

Los deficientes motores lo son a diferentes niveles (alteraciones del sistema nervioso central, del sistema nervioso periférico, del sistema óseo y del sistema muscular y articular). La natación es una de las técnicas escogidas por excelencia en estos casos, no solo porque permite mejor soporte de respuesta a las exigencias de varias tareas sociales sino porque también permite la reconstrucción de la autoestima y de autonomía.

El baño además de su efecto sedante, coloca el cuerpo en otro medio (agua), en el que la orientación y la espacialización corporal son diferentes y están mejor controlados. La natación vista así es el medio psicomotor por excelencia y es también un medio de adaptación total de gran significación.

No podemos olvidarnos de la importancia de las piscinas en todos los centros de recuperación y de reeducación. 

La natación puede transformarse en un eje del desarrollo de las capacidades existentes y en un medio de conocimiento de las posibilidades de independencia.

Los movimientos acuáticos son más libres y disponibles que los terrestres, por el aprovechamiento del impulso que disminuye la acción de la gravedad.

Por último, el movimiento debe ser analizado según la forma en que fue vivido y no según conceptos exteriores a su realización, que no respetan la adaptación singular de cada individualidad.

Límites y estrategias educativas

“Fíjate en los niños pequeños. No tienen límite. Su mente es un enorme panorama de posibilidades”  (Robin Sharma)

Trabajar en la sala de Psicomotricidad mediante un itinerario por los distintos espacios a través del método Bernard Aucouturier de Psicomotricidad vivenciada (espacio sensoriomotor – espacio de juego simbólico y espacio cognitivo o de representación) produce un enorme desarrollo a través de las vivencias de los niños, tanto física como mentalmente. Los profesores deben respetar el ritmo de cada alumno en su proceso madurativo y guiar al alumno hacia su evolución con las distintas técnicas de intervención y supervisión.

 

Datos sobre organización psicomotora

Perspectiva sobre la regulación sensorio-motora y sobre los factores psicotónicos.

La vivencia corporal es el factor generador de las respuestas adecuadas, en las que se inscriben todas las tensiones y emociones que caracterizan la evolución psicoafectiva del niño. Según las vivencias motoras, el tono adquiere una expresión representativa, demostrada a lo largo de la evolución de la tonicidad y en la dialéctica de sus estados hipotónicos e hipertónicos.

Los hipertónicos (hipoextensos) son más precoces en la adquisición de la marcha y más activos, los hipotónicos (hiperextensos) están más avanzados en la prensión y en la exploración de su cuerpo.

El niño hipotónico es de movimientos más sueltos, más suaves y más coordinados, y acusa un menor gasto muscular. En el aspecto social, un niño con estas características revela un comportamiento estable que le garantiza, en correspondencia, mayor receptividad.

El niño hipertónico presenta una multiplicidad de reacciones que traducen una cierta carencia afectiva, en la medida en que, por su exagerada producción motora, los diablillos provocan en las personas reacciones de ansiedad y rechazo. Gracias a su excesiva motricidad, el niño acusa por otro lado mayor poder de iniciativa y de tentativa, por lo que adquiere mediante este hecho las adquisiciones motoras fundamentales a su desarrollo, por sus propios medios.

La precocidad de la adquisición motora de la marcha puede originar, por ejemplo, obliteraciones afectivas, considerando los primeros desgastes materiales. A partir de aquí, determinados espacios están prohibidos y se instala la privación de movimiento. Esta sencilla situación es suficiente para alterar las relaciones afectivas madre-hijo y esto repercutirá en el desarrollo posterior del niño.

Por otro lado, el niño hipotónico no sólo encuentra un entorno afectivo conveniente y permisivo, sino que también inicia más rapidamente las relaciones entre cerebro y mano provocadas por la prensión. Lap prensión, como estructura de realización, depende de la corticalización y favorece la coordinación óculo-manual, elemento esencial de maduración mental.

Con manifestaciones motoras y caracteriales similares los niños pueden ser fáciles o difíciles, según el ambiente cultural y el nivel de tolerancia que los envuelva. Podemos comprender que la función tónica está relacionada con todas las manifestaciones de orden afectivo, emotivo, cognitivo y motor.