Pruebas sencillas para detectar la dominancia de los niños

Pruebas sencillas para detectar la dominancia de los niños

Cuando observamos la dominancia de los niños respecto a su cuerpo podemos obtener la lateralidad.

La lateralidad es el predominio funcional de un lado del cuerpo humano sobre el otro. Para lograr una mayor eficacia y evitar posibles dificultades es preciso tener una lateralidad bien establecida.

¿A qué edad se desarrolla la lateralidad en los niños?

Alrededor de los 5 años se consolida la lateralidad de los niños. Antes pueden llegar a tener preferencias.

¿Qué problemas puede originar una lateralidad mal definida?

  • Problemas en la lectoescritura
  • Torpeza motriz
  • Problemas de orientación espacial
  • Tartamudez
  • Dislexia
  • Dificultades en los aprendizajes básicos

Con estas pruebas a través de las cuatro partes del cuerpo (pie, mano, ojos y oído) podemos obtener gran información sobre la dominancia del niño.

PRUEBAS

1. DOMINANCIA DE PIES

  • Patear una pelota

  • Saltar con un solo pie

2. DOMINANCIA DE MANO

  • Desenroscar un tapón y volverlo a enroscar

  • Escribir el nombre del alumno

3. DOMINANCIA DE OJOS

  • Mirar por el agujero de un cartón

  • Andar por la sala con un ojo tapado (observar cual queda libre)

4. DOMINANCIA DE OIDO

  • Escuchar una canción por un auricular

  • Escuchar el tic-tac del reloj

Causas de la DISLEXIA

  • Condiciones sociales insuficientes.
  • Atraso escolar.
  • Drama familiar.
  • Perturbación auditiva o visual.
  • Pocas vivencias lúdicas y motoras.
  • Deficiencia perceptivo-motora.
  • Dificultades de análisis y de síntesis.
  • Dificultades de apreciación visual.
  • Dificultades de percepción auditiva.
  • Dificultades de estructuración espacio-temporal.
  • Dificultades de praxia constructiva.
  • Dificultades de representación mental.
  • Dificultades de memorización y evocación.

Requisitos para la adquisición del lenguaje

La adquisición del lenguaje según Bernard implíca tres condiciones necesarias:

– La maduración del sistema nervioso (importancia de la motricidad en la fonación y en la audición).

– La integración en un grupo humano (importancia de la cultura).

– La motivación afectiva (importancia de la afectividad).

Disgrafía

DISGRAFÍA

En un contexto neurológico, se relaciona con las afasias. En esta acepción , resulta díficil de tratar al encontrarse con una anomalía neurológica deficitaria.

En un sentido funcional, se trataría de trastornos en la escritura manifestados por niños si lesiones cerebrales ni problemas sensoriales.

CAUSAS.

La disgrafía puede producirse por diferentes causas, entre las que se destacan :

Trastornos de lateralización; se trata de casos en los que la lateralidad está mal definida o cruzada. Comprendería los casos de ambidextrismo y zurdería contrariada.

Trastornos en la eficiencia psicomotora; se incluirían los casos de niños con motricidad débil que mostrarían una edad motriz inferior a la cronológica . Son niños poco rápidos , sujetan mal el lápiz , escritura lenta, grafías gracturadas y enormes.

Trastornos del esquema corporal y de las funciones perceptivo-motrices;  niños que tienen problemas de interiorización de los conceptos de derecha e izquierda,arriba y abajo.

TIPOS.

Disgrafía motriz; es la que se da como consecuencia de una motricidad deficiente, caracterizada por incoordinaciones o alteraciones psicomotrices

                                                                    

Disgrafía evolutiva; En ella el tratorno más importante es la letra defectuosa, es principalmente de tipo madurativo.

                                                                                

Disgrafía sintomática; También llamada disgrafía secundaria. Es principalmente de tipo pedagógico. En estos casos , la mala letra es sólo un síntoma de un trastorno de mayor importancia.

Recomendaciones para el trabajo en casa

  1. No seguir métodos basados en escritura caligráfica según modelo dado; como por ejemplo , el método Rubio . Tales métodos son sólo válidos para niños sin alteraciones en la escritura (niños no disgráficos).
  2. Tratar de identificar las causas que están produciendo la disgrafía ; ver la lateralidad, psicomotricidad, esquema corporal,percepción visual,motricidad fina, etc
  3. La relajación , es importante para los niños con alteraciones en la escritura y lectura; se deben realizar ejercicios que tengan como objetivo la distensión del hombro y del brazo, luego de la muñeca y de la mano, de los dedos. Se recomienda el uso de pelotas y objetos sólidos de diferentes peso.
  4. Ejercicios tales como:
  • Dar vueltas ( círculos) con el brazo a distintos ritmos.
  • Lanzamiento de objetos.
  • Imitación de vuelos con el brazo.
  • Lanzar objetos de distinta manera.
  • Lanzamientos de precisión ( canastas, a dianas, etc)
  • Botar una pelota.
  • Sacar punta a los lápices.
  • Amasar plastilina.
  • Abrir a cerrar llaves.
  • Describir círculos sobre la mesa.
  • Seguir el trazo de líneas con los dedos.
  • Teclear con cada uno de los dedos sobre la mesa.
  • Enroscar y dessenroscar tornillos.
  • Recortar con tijeras.
  • Recortar pellizcos de papel
  • Picar con punzón.
  • Ensartar bolas.
  • Calcado de figuras con papel carbón.
  • Pintar con útiles gruesos( ceras, brochas, etc)
  • Realizar ejercicios de pintura de dedos con presión fuerte y débil.
  • Trazar líneas en una hoja con distintas intensidades de presión.

PSICOMOTRICIDAD Y DIFICULTADES EN EL APRENDIZAJE DE LA LECTOESCRITURA

PSICOMOTRICIDAD Y DIFICULTADES EN EL APRENDIZAJE DE LA LECTOESCRITURA

Dislexia: Dificultad del habla, trastorno en el aprendizaje de la lectura. Se manifiesta como una dificultad para la distinción y memorización de letras o grupos de letras, falta de orden y ritmo en la colocación y mala estructuración de las frases, condicionando tanto a la lectura como a la escritura.

La dislexia puede ser:

–       Dislexia adquirida: por un traumatismo o lesión cerebral.

–       Dislexia evolutiva o de desarrollo: por déficits madurativos.

Es difícil encontrar una causa única que se pueda aplicar como regla general a todos los casos pero se pueden destacar las siguientes:

–       Influencia familiar (ya que en muchos casos se ha podido observar que los padres habían presentado trastornos de este tipo).

–       Errores pedagógicos (mala utilización de los métodos de lectura).

–       Retraso en la maduración nerviosa.

–       Anomalías de la audición y del lenguaje.

Características

  1. Mala lateralización
  2. Alteraciones de la psicomotricidad.
  3. Conocimiento deficiente del esquema corporal.
  4. Desorientación espacio-temporal.
  5. Trastornos de la percepción.
  6. Alteraciones de los procesos de atención.
  7. Déficit en el procesamiento verbal.

Evaluación

  1. Esquema corporal: se le puede pedir al niño que señale diferentes segmentos de su cuerpo, por ejemplo, ojo derecho.
  2. Organización espacial: hacer cuestiones relativas a nociones espaciales como arriba o abajo.
  3. Memoria visual: por ejemplo, observar una lámina con diferentes objetos durante 30 segundos y pedirle que los enumere.
  4. Memoria auditiva: por ejemplo, decir nueve o diez palabras y pedirle que las repita.
  5. Articulación: por ejemplo, hacerle leer un texto o lista de palabras en los que existan fonemas difíciles.
  6. Percepción visual: observar relaciones de tamaño, color y forma que establece cuando juega con cubos.
  7. Coordinación visomotriz: observar el control postural.
  8. Lateralidad: observar la mano o pie que utiliza para coger objetos o chutar un balón.
  9. Ritmo: por ejemplo, observar cómo reproduce ritmos sobre una mesa, con las manos o con un palillo.

Reeducación de los trastornos disléxicos:

–       Educación multisensorial

–       Educación psicomotriz (esquema corporal, lateralización, orientación espacio-temporal, entrenamiento perceptivo-motriz, desarrollo psicolingüístico).

Disgrafía y Disortografía

Disgrafía
Se utiliza para designar el trastorno de la escritura que afecta a la forma o al contenido y la manifiestan niños que no presentan problemas intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales.
Como características disgráficas se señalan dos tipos de síntomas relacionados. Los primeros, denominados signos secundarios globales, comprenden la postura inadecuada, soporte incorrecto del instrumento (lápiz, bolígrafo, etc.), mala presión del mismo o velocidad de escritura excesivamente rápida o lenta. Por otra parte, los síntomas específicos, ponen su atención en elementos del propio grafismo como gran tamaño de las letras, letras inclinadas, deformes, excesivo espaciado entre letras o muy apiñadas, enlaces indebidos entre grafemas, letras irreconocibles y, en definitiva, texto de difícil comprensión.

Para el establecimiento del diagnóstico de la disgrafía es necesario tener en cuenta el factor edad, dado que este trastorno no empieza a manifestarse hasta después de haber iniciado el período de aprendizaje (después de los 6-7 años). No es adecuado el diagnóstico si se realiza antes de la edad indicada.

Disortografía

Se trata de una dificultad en la escritura cuya característica principal es un déficit específico y significativo de la ortografía normalmente asociada los trastornos lectores.
Cuando la disortografía aparece como déficit específico en ausencia de antecedentes de un trastorno específico de la lectura, no siendo explicado su origen por un bajo nivel intelectual ni problemas de agudeza visual o escolarización inadecuada se denomina trastorno específico de la ortografía.

La disortografía presenta distintos niveles de gravedad que oscilan entre uno leve y otro grave. El grado leve se manifiesta por omisión o confusión de artículos, plurales, acentos o faltas de ortografía debido a desconocimiento o negligencia en las reglas gramaticales. Se considera grave cuando existen dificultades relacionadas con la correspondencia fonema-grafema y aparecen errores de omisión, confusión y cambio de letras, sílabas, palabras, adiciones y sustituciones.

 

http://www.psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosenelambitoescolar/trastornodelaescrituradisgrafia/index.php

Dominancia hemisférica

Para el aprendizaje es necesario que los dos hemisferios trabajen juntos para tener un rendimiento óptimo.

Todos tenemos un hemisferio dominante, así como un ojo dominante, un oído dominante, una mano y una pierna dominante. Los diestros escriben con la mano derecha dominante, que la dirige el hemisferio izquierdo encargado del habla y la escritura; los zurdos escriben con la mano izquierda dominante, que la dirige el hemisferio derecho.  Estos dos casos son los que presenta la mayoría de la población, pero hay otros casos también comunes que los llamamos indefinidos, esto es, que no hay una dominancia hemisférica definida, ninguno de los dos hemisferios es dominante y trabajan indistintamente, o el niño escribe con la mano dirigida por el hemisferio del mismo lado. Esto es, recibe la información y la tiene que mandar al otro lado para poder escribirla, en vez de mandar la información cruzada directamente, como es el caso de los diestros y los zurdos consecuentes, de tal manera que la información no va de un hemisferio a otro con la misma rapidez. En este camino se pierde mucha información, se comen palabras, sonidos, imágenes, etc., lo que percibimos como pérdida de memoria o el quedarse en blanco después de haber estudiado o repetido las frases una y otra vez. De aquí derivan la mayoría de los problemas de lecto-escritura y del habla, muchos niños tartamudean o hablan demasiado rápido o se comen la mitad de palabras, debido a que les llega la información unos segundos tarde.

POR EJEMPLOPaco oye la palabra casa, si domina su hemisferio derecho se imagina una casa y tiene que transformar la imagen de la casa en un símbolo, CASA, las letras qeu él debe escribir, y luego informar a la mano y al ojo que se mueva para escribir. Si estos están en el mismo lado en vez de estar en el lado contrario, que facilita el camino por ser directo, lo más posible es que en el camino la información se pierda, o una parte de ella, con lo cual quizás escriba CAPA, CASTA, CATA o cosas por el estilo, porque la imagen o sonido de las palabras no llega tan rápido como si fuera cruzada.

Ejercicios para tratar la dislexia y disgrafia

RECUPERACIÓN DE LA DISLEXIA Y LA DISGRAFIA

Nivel de Iniciación

  • Ejercicios de Actividad Mental
    Atención y memoria; Seriaciones; Discriminación
  • Ejercicios Perceptivo-Motrices
    Colores; Tamaños; Formas; Esquema corporal; Simetría; Espaciales: Temporales
  • Ejercicios de Lenguaje
    Nombrar objetos y dibujos; Definirlos por el uso; Describir láminas; Decir nombres relacionados por un tema; Contar cuentos y dialogar con el niño
  • Ejercicios de Pre-lectura y Pre-escritura
    Pasar el dedo por caminos; Picado; Repasado

Nivel Elemental

  • Ejercicios de Actividad Mental
    Atención y memoria; Seriaciones; Discriminación
  • Ejercicios Perceptivo-Motrices
    Colores – Formas – Tamaños; Esquema corporal; Espaciales; Temporales
  • Ejercicios de Lenguaje
    Definir cosas; Describir láminas; Nombrar objetos con su situación espacial; Establecer comparaciones cualitativas; Decir todos los nombres posibles sobre un tema; Decir cualidades semejantes u opuestas de nombres dados; Hacer frases con palabras dadas; Contar cuentos
  • Ejercicios de Lectura y Escritura
    Reconocimiento y lectura de vocales, dígitos y consonantes; Reconocimiento y lectura de sílabas directas en orden de dificultad; Formación y lectura de sílabas con una? consonante dada, de palabras de sílabas directas; Lectura comprensiva de palabras.
  • Cortado de líneas rectas, curvas, y dibujos esquemáticos; Picado de rectas, curvas y dibujos; Escritura de vocales, dígitos, consonantes, sílabas directas, formar con letras sueltas (ya hechas o escribiéndolas) la palabra correspondiente a un dibujo.

Nivel escolar

  • Ejercicios de Actividad Mental
    Seriar dibujos de complejidad creciente; Atención y memoria; Discriminación.
  • Ejercicios Perceptivo-Motrices
    Esquema corporal (directo y reflejo); Movimiento (equilibrio estático, dinámico, cálculo: de distancias, relajación); Espacial (posición relativa, orientación sobre plano y en la; realidad); Temporales (horas en relojes, duración de los días, etc.); Ritmo.
  • Ejercicios de Lenguaje
    Estimulación verbal; Definiciones descriptivas; Opuestos; Sinónimos; Fluidez verbal; 1 Elaboración de frases dadas una, dos o tres palabras.
  • Ejercicios de Lectura
    Reconocer y leer sílabas inversas y compuestas; Descomponer palabras por letras y sílabas; Formarías con sílabas inversas y compuestas; Lectura comprensiva en voz alta; Lectura silenciosa; Cumplimiento de órdenes escritas.
  • Ejercicios de Escritura
    Copia; Dictado sencillo; Pequeñas redacciones.

Nivel de Afianzamiento

  • Ejercicios de Actividad Mental
    Sedaciones de números, letras gradualmente más complejas; Atención y memoria (se introducen ejercicios auditivos más complejos); Discriminación.
  • Ejercicios Perceptivo-Motrices
    Esquema corporal (cruce del eje, reflejo, posiciones respecto a sí mismo); Movimiento (Cálculo de distancias, equilibrio estático, dinámico y relajación)
  • Ejercicios de Orientación Espacio-Temporal
    Gráficos (signos con distinta orientación, copia de figuras en cuadrícula, de memoria, orientación en un plano); Desarrollo de figuras geométricas; Temporales (calendario, reloj, historietas, cálculo de períodos de tiempo, ritmo); Relación de espacio y tiempo.
  • Ejercicios de Lenguaje
    Definición de términos abstractos; Manejo del diccionario; Fluidez verbal; Sinónimos y antónimos; Completar, ordenar o hacer frases con variaciones verbales; Conversación dirigida.
  • Ejercicios de Lectura
    Separación de palabras en un párrafo; Puntuación de un texto; Interpretación de frases hechas (modismos, refranes).
  • Ejercicios de Escritura
    Redacción, Crucigramas, etc.

http://www.psicoactiva.com/infantil/tr_lectura.html

Relación Dislexia – Psicomotricidad

dislexia

¿Qué es la dislexia?

El término dislexia se emplea para designar un síndrome o conjunto de causas determinado, que se manifiesta como una dificultad para la distinción y memorización de letras o grupos de letras, falta de orden y ritmo en la colocación, mala estructuración de frases, etc.; que se hace patente tanto en la lectura como en la escritura.

Alteraciones de la psicomotricidad: Es muy frecuente que los niños disléxicos, con o sin problemas de lateralidad, presenten alguna alteración en su psicomotricidad (relación entre las funciones motoras y psicológicas). Se trata de inmadurez psico-motriz, es decir, torpeza general de movimientos. En el niño disléxico estas anomalías no se dan aisladas, sino que acompañan al resto de los trastornos específicos como:

Falta de ritmo: Que se pone de manifiesto tanto en la realización de movimientos como en el lenguaje, con pausas mal colocadas, que se harán patentes en la lectura y en la escritura.

Falta de equilibrio: suelen presentar dificultades para mantener el equilibrio estático y dinámico. Por ejemplo, les cuesta mantenerse sobre un pie, saltar, montar en bicicleta, marchar sobre una línea, etc.

Conocimiento deficiente del esquema corporal. Muy unido a la determinación de la lateralidad y a la psicomotricidad está el conocimiento del esquema corporal y sobre todo la distinción de derecha-izquierda, referida al propio cuerpo. Así el niño diestro (normalmente escribe, come, etc. con la mano derecha) y el zurdo (escribe, come…con la izquierda) tienen su mano derecha e izquierda, respectivamente, como puntos de referencia fundamentales sobre los que basar su orientación espacial. El niño mal lateralizado, al poseer una imagen corporal deficiente, carece de los puntos de referencia precisos para su correcta orientación. El cuerpo sitúa al sujeto en el espacio y es a partir del cuerpo como se establecen todos los puntos de referencia por medio de los cuales se organiza toda actividad.

Trastornos perceptivos: Toda la percepción espacial está cimentada sobre la estructura fundamental del conocimiento del cuerpo. Se sitúan los objetos teniendo en cuenta que la posición del espacio es relativa, una calle no tiene realmente ni derecha ni izquierda, dependiendo ésta de la posición donde esté situada la persona.

También el concepto que tenga de arriba-abajo, delante-detrás, referido a sí mismo, lo proyectará en su conocimiento de las relaciones espaciales en general.

Del mismo modo, en la lectura y la escritura, el niño tiene que fundamentarse en sus coordenadas arriba-abajo, derecha-izquierda, delante-detrás; y plasmarlas en la hoja de papel y en la dirección y forma de cada signo representado. El niño que no distinga bien arriba-abajo tendrá dificultades para diferenciar las letras.