Pruebas sencillas para detectar la dominancia de los niños

Pruebas sencillas para detectar la dominancia de los niños

Cuando observamos la dominancia de los niños respecto a su cuerpo podemos obtener la lateralidad.

La lateralidad es el predominio funcional de un lado del cuerpo humano sobre el otro. Para lograr una mayor eficacia y evitar posibles dificultades es preciso tener una lateralidad bien establecida.

¿A qué edad se desarrolla la lateralidad en los niños?

Alrededor de los 5 años se consolida la lateralidad de los niños. Antes pueden llegar a tener preferencias.

¿Qué problemas puede originar una lateralidad mal definida?

  • Problemas en la lectoescritura
  • Torpeza motriz
  • Problemas de orientación espacial
  • Tartamudez
  • Dislexia
  • Dificultades en los aprendizajes básicos

Con estas pruebas a través de las cuatro partes del cuerpo (pie, mano, ojos y oído) podemos obtener gran información sobre la dominancia del niño.

PRUEBAS

1. DOMINANCIA DE PIES

  • Patear una pelota

  • Saltar con un solo pie

2. DOMINANCIA DE MANO

  • Desenroscar un tapón y volverlo a enroscar

  • Escribir el nombre del alumno

3. DOMINANCIA DE OJOS

  • Mirar por el agujero de un cartón

  • Andar por la sala con un ojo tapado (observar cual queda libre)

4. DOMINANCIA DE OIDO

  • Escuchar una canción por un auricular

  • Escuchar el tic-tac del reloj

Desarrollo Psicomotor en síndrome de Down

Centrándonos en las características del desarrollo psicomotor de las personas con Síndrome de Down y teniendo en cuenta los estudios de diversos autores como Ajuriaguerra (1973), Lambert (1979), Hoffman, Peterson y Van Dyke (1990) y Arnaiz (1992)  nos indican que la falta de madurez psicomotriz generada, junto con la hipotonía muscular e hiperflexibilidad articular, son rasgos constantes en el síndrome de Down.

La falta de madurez provoca en el recién nacido un retraso en la adquisición de las primeras conductas: control cefálico, sedestación, bipedestación, marcha independiente así como deficiencia en la capacidad de manipulación fina entre otras.

Este retraso implica que el desarrollo futuro que tenga el síndrome de Down se va a ver afectado por un proceso más lento. Algunas de estas conductas psicomotrices pueden ser: el salto y sus distintas variaciones, el pedaleo, carrera y en general todas las conductas motrices básicas.

¿Qué otras conductas pueden aparecer durante su desarrollo?
  • Marcha atípica
  • Pasos largos
  • Incoordinación de brazos
  • Falta de sincronización con los movimientos de las piernas durante la carrera
  • Dificultad  en la coordinación óculo-manual
  • Tiempo de reacción más lento
  • A menudo no controlan su fuerza
  • Escasa preparación receptiva sin intervención, actitud pasiva
¿Cómo trabajar estas conductas?

Estas conductas requieren un trabajo especializado, tanto individual como grupal. Individual para centrarnos en la persona directamente y grupal para fortalecer las habilidades con sus iguales.

No solo puede ser una labor física (saltar, correr…NO), la parte emocional y el bienestar del individuo van a ser factores clave en su desarrollo. Cada actividad debe ser aceptada y agradable para el síndrome de Down. Trabajar a partir de su conducta e implicar nuevas adaptaciones hasta conseguir los objetivos que se pretenden.

Hay que partir de lo que más le gusta en un ambiente agradable hasta ir formulando actividades donde se encuentren cada vez más cómodos. Una vez que vamos mejorando y adquiriendo las habilidades correspondientes según su etapa evolutiva se van creando nuevas actividades y formas de trabajo.

¿Qué otras características debemos de tener en cuenta?
  • Características del desarrollo cognitivo
  • Características del desarrollo del lenguaje
  • Características del desarrollo socioafectivo

Para concluir, se puede lograr la adquisición de nuevas habilidades y capacidades siempre respetando el ritmo y las condiciones de aprendizaje.

Si quieres saber más sobre las consideraciones para diseñar una sesión con personas con síndrome de down entra aquí

Más información:

Deficiencia mental asociada a síndrome de Down, desarrollo psicomotor, educación física y deportes

Etapas de la lateralidad (Spionnek)

Etapas de la lateralidad (Spionnek)

Las etapas de la lateralidad han sido estudiadas por Spionnek y divididas en las siguientes fases:

1ª Etapa:

El niño no distingue entre los dos lados de su cuerpo.

2ª Etapa

El niño comprende que los dos brazos se encuentran a cada lado de su cuerpo, pero ignora si son derechos o izquierdos (4 y 5 años).

3ª Etapa:

El niño aprende a diferenciar las dos manos y los dos pies, y solamente más tarde sus ojos.

4ª Etapa:

El niño tiene noción de sus extremidades derecha e izquierda y la noción de todos sus órganos pares, y los sitúa a cada lado de su cuerpo (6 y 7 años).

5ª Etapa:

El niño empieza a saber con toda precisión cuáles son la parte derecha y la parte izquierda de su cuerpo.

Esta escala pretende formular la evolución de una lateralidad, llamada normal, ya que, en función de la utilización del cuerpo, las etapas pueden ser anticipadas o por el contrario, debido a carencias del movimiento pueden ser aplazadas.

La lateralidad toca varios aspectos funcionales, así tenemos la lateralidad ocular, manual, pedal y acústica.

Tanto los problemas de articulación, fonación, ejecución como los de integración, discriminación, percepción dependen de una lateralidad interiorizada y determinada.

Todos los aprendizajes escolares, y hasta los extraescolares, se cuestionan la lateralidad vivida, para ellos no hay que recomendar intervenciones precipitadas, rígidas e incoherentes. Mucho antes de las exigencias de motricidad fina, provocadas por aprendizajes triviales, el niño ha de tener posibilidades y condiciones de respuesta a sus necesidades de conquista, fabricación, espacio, movimiento, exploración, etc. a partir de las cuales la organización motora y la lateralidad se establecen convenientemente y fundamentan todas las otras estructuraciones cognitivas.

Referencia: Vítor da Fonseca (Estudio y génesis de la Psicomotricidad)

Área perceptiva: percepción visual

Percepción Visual

Actividades para trabajar con el alumnado en las aulas:

– Objetivo general: interpretar correctamente los estímulos visuales.

– Objetivos específicos:

  1. Seguir con la vista la trayectoria de un objeto.
  2. Discriminar intensidades de luz.
  3. Discriminar y clasificar objetos por su forma.
  4. Discriminar y clasificar grabados.
  5. Discriminar colores fundamentales.
  6. Discriminar matices de colores.
  7. Percibir lo que falta en figuras incompletas.
  8. Captar detalles en láminas.
  9. Percibir errores en dibujos.
  10. Captar semejanzas y diferencias en parejas de objetos y dibujos.

Caminar ciego, diferente reacción de adolescentes y adultos

Blog de Antonio Esquivias

Antonio Esquivias

Redactado en colaboración con Leticia Alonso, profesora de educación física en Secundaria y bachillerato, que ha experimentado la dinámica múltiples veces con los adolescentes.14486313_s

Resumen: una dinámica en la que se tapan los ojos a una persona y otra la conduce por un pequeño circuito. Es una dinámica que ayuda en lo sensorial y en lo relacional. En equipos sirve básicamente para testar la confianza. Normalmente los adultos aceptan bien la dinámica. Es sorprendente que los adolescentes la viven mal.

Hay una dinámica que hemos utilizado muchas veces en cursos dirigidos a clima de equipo, en la que se tapan los ojos a una persona y otra la conduce por un pequeño circuito con subidas y bajadas, y agacharse, y girar bruscamente. La dinámica se puede utilizar también para poner a personas en empatía con los invidentes, porque durante un rato viven sin el auxilio de la vista y…

Ver la entrada original 709 palabras más

Reflexión en la Sala de Psicomotricidad

Los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo asociadas a deficiencia intelectual (Síndrome de Down) con un ambiente suficientemente estimulante y una intervención específica como es la Práctica Psicomotriz de Bernard Aucouturier en un contexto normalizado e inclusivo llevada a cabo mediante sesiones junto sus compañeros de clase en los centros educativos de Educación Primaria, pueden evolucionar y mejorar potenciándose la comunicación, expresión y creación en estas personas, dándoles la oportunidad de demostrar y manifestar sus capacidades y posibilidades.

Guía para la detección temprana de dificultades

RECURSOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Excelente guía para la detección temprana de discapacidades, trastornos, dificultades de aprendizaje y altas capacidades intelectuales, editado por el Gobierno de Canarias.

Sin-título1

(Pinchad sobre la foto para acceder a la web – allí os podreís descargar el documento)

Ver la entrada original

¿Qué debe potenciar el Psicomotricista en los alumnos con deficiencia intelectual?

En general estos puntos se trabajan con todos los alumnos y específicamente con alumnos con deficiencia intelectual se debe potenciar y prestar especial atención.

Necesidades educativas especiales que presentan las personas con deficiencia intelectual (Carrascosa, 1991) y que el psicomotricista debe conocer para potenciar las capacidades de este tipo de alumnado:

  • Adquirir competencia social: saber escuchar, respetar normas, responder a demandas, interactuar…
  • Desarrollar las capacidades mentales básicas: memoria, atención y razonamiento.
  • Mejorar su nivel de autoestima y autoconcepto.
  • Utilizar materiales y recursos de apoyo que favorezcan la motivación y el grado de comprensión.
  • Facilitar la comprensión de conceptos abstractos a través de la manipulación y el simbolismo.
  • Adquirir contenidos referidos a las áreas preinstrumentales o instrumentales.
  • Acceder a los aprendizajes mediante la manipulación de la información.
  • Acceder a los aprendizajes partiendo de los contenidos procedimentales.
  • Aumentar la capacidad de comunicación: expresión y comprensión oral y escrita
  • Generalizar los aprendizajes a otros contextos y situaciones.
  • Percibir la funcionalidad y utilidad de los aprendizajes.
  • Apoyos de tipo visual y verbal para la comprensión de las instrucciones.
  • Acceder a la simbolización y abstracción de los conceptos.
  • Potenciar el desarrollo de destrezas ocupacionales y prelaborales.

Cómo detectar la dispraxia y consejos

La dispraxia es un disturbio en el desarrollo que se manifiesta con una dificultad en el manejo del cuerpo, del espacio y del tiempo. La dispraxia, también es conocida como “Síndrome del niño torpe”, tiene que ver con una dificultad o incapacidad para realizar movimientos que implican cierta coordinación, por ejemplo atarse los cordones, utilizar cubiertos, escribir, etc. Si se atiende adecuadamente tiene un buen pronóstico, si bien no es reversible, porque se trata de una inadecuada maduración de esa área, el niño puede tener un rendimiento adecuado y una buena adaptación.

INSTRUCCIONES

– Aprendizaje tardío. Los niños dispráxicos aprenden más tarde que otros niños determinadas acciones, como hablar, sentarse, ir al baño, gatear.

– Dificultades en la realización de movimientos. A medida que el niño crece, se hace más evidente los signos del síndrome del niño torpe, es así que aparecen dificultades en la realización de movimientos sutiles como atarse los cordones, usar los cubiertos, escribir, entre otros.
– Falta de equilibrio y coordinación. No tiene en cuenta las dimensiones espaciales, es por ello que realizan movimientos torpes y descuidados.
– Dificultades de aprendizaje. Inadecuada coordinación en los movimientos que requieran la utilización de tijeras, lápices, dibujar. También aparecen problemas en el habla.
– Problemas de concentración. Los niños dispráxicos suelen tener grandes dificultades para centrarse en única tarea, tienden a distraerse fácilmente.
– Inquietud. Éstos niños suelen estar en constante movimiento, teniendo dificultades para quedarse tranquilos.
– Habilidades sociales. Los niños con dispraxia tienen grandes dificultades para establecer amistades. Son niños que se aburren fácilmente.

– Memoria a corto plazo y organización. Tienen dificultades de recordar instrucciones, recomendaciones recién dadas. También presentan una mala organización para la realización de las tareas.

Consejos

  • Es importante concurrir a un psicomotricista para la reeducación, ya que la dispraxia permanece a lo largo de la vida. Cuanto antes se comience con el tratamiento, mejor pronostico.
  • La manifestación de los síntomas dependen de la edad y de las características del niño.

http://salud.uncomo.com/articulo/como-detectar-la-dispraxia-3648.html

¿Cómo se puede ayudar en la inestabilidad del niño deficiente visual? ¿De qué manera el niño deficiente visual supera las fases asimilativo-acomodativas hasta alcanzar el lenguaje?

¿Cómo se puede ayudar en la inestabilidad del niño deficiente visual? ¿De qué manera el niño deficiente visual supera las fases asimilativo-acomodativas hasta alcanzar el lenguaje?

Es a través de la visión que se integra la actividad motora, perceptiva y mental del niño; es por medio de ella que se establecen relaciones de los primeros esquemas responsables de la integración de los mensajes, a través de los cuales se dan significaciones de cada uno de los sistemas (Piaget).

¿De qué manera el niño deficiente visual supera las fases asimilativo-acomodativas hasta alcanzar el lenguaje? ¿Cómo se puede ayudar en la inestabilidad del niño deficiente visual? ¿Cómo se puede mejorar el equilibrio y el conocimiento del cuerpo?

La Terapia Psicomotora puede resolver estos problemas siempre que se tomen las medidas necesarias. Reconocemos que el niño deficiente visual tiene una mala adaptación sensorio-motora, presenta varias dispraxias asociadas a paratonías y a comportamientos de ansiedad y seguridad que se hallan condicionados más allá de la autonomía y de su exploración espacial.

La Terapia Psicomotora recapitula una serie de vivencias que progresivamente establecen la conquista de la asimilación sensorio-motora e ideo-motora, el conocimiento corporal, la organización del espacio y posteriormente la del tiempo.

Con los problemas de deficiencia visual están relacionados factores psicomotores, que provocan desarmonías de comportamiento, normalmente aumentados por una superprotección familiar que empeora la relacion con el mundo que le envuelve.

El niño deficiente visual presenta señales de ansiedad, aislamiento, pérdidad de iniciativa, ausencia de aptitudes para el aprendizaje y oposición; caracteristicas que no se pueden dejar de atender y de considerar, ya que interesa a partir de su dependencia hacia una conquista progresiva de autonomía, mediante una atmósfera segura y liberadora, concretizada en un proyecto de relación. Sólo en un ambiente con estas características se puede verificar una desaparición del cuadro al que el niño deficiente visual se encuentra normalmente ligado. La relación constructiva que se crea tiene que romper la fabulación perniciosa en que el niño vive y tiene que trasponer al plano práctico sesiones de movimiento que garantizarán progresivamente el descubrimiento del espacio y el redescrubrimiento del cuerpo, recurriendo a actividades tacto-cinestésicas y sonoro-motoras que incluso faciliten la discriminación sensorial, sin la cual el niño deficiente visual puede orientarse.

La Terapia Psicomotora puede intervenir valorizando sensaciones cino-táctiles y tacto-cinestésicas que permitirán mejores preciosiones espaciales y representaciones gestuales más convenientes, para así proporcionar una interiorización del movimiento más ajustada y coherente, garantizándose simultáneamente la noción básica de oposición al mundo y la toma de consciencia del yo.

 

Deficientes motores – Natación

Deficientes motores – Natación

La natación conocida como técnica por excelencia en estos casos, no sólo porque permite mejor soporte de respuesta a las exigencias de varias tareas sociales sino porque también permite la reconstrucción del sentimiento de autoestima y de autonomía.

El baño además de su efecto sedante, coloca el cuerpo en otro medio (agua), en el que la orientación y la espacialización corporal son diferentes y están mejor controlados. La natación vista así es el medio psicomotor por excelencia y es también un medio de adaptación total de gran significación. No podemos olvidarnos de la importancia de las piscinas en todos los centros de recuperación y de reeducación, por los aspectos que ya mencionamos. La natación puede transformarse en un eje del desarrollo de las capacidades existentes y en un medio de conocimiento de las posibilidades de independencia. Los movimientos acuáticos son más libres y disponibles que los terrestres, por el aprovechamiento del impulso que disminuye la acción de la gravedad. La muesculatura estriada, al beneficiarse del apoyo del impulso, puede esta manera establecer relación (musculatura de relación) con el medio y originar una sensación de autonomía de significado original.

Intervención Psicomotriz en los distintos ámbitos.

Diferentes ámbitos de intervención a través de la Psicomotricidad.

Estimulación Psicomotriz en el recién nacido: La estimulación del recién nacido puede iniciarse incluso antes del parto. Observar el propio cuerpo, sentirlo y aprender a interpretar las señales que nos envía, son algunas herramientas que se utilizan desde la psicomotricidad con un claro objetivo favorecer el desarrollo armónico del bebé y, al mismo tiempo, generar bienestar en la madre.

Intervención Psicomotriz en Atención Temprana: La Atención Temprana se dirige a todos los niños entre 0 y 6 años que manifiestan cualquier tipo de deficiencias y a las incluidas en el grupo de los denominados de alto riesgo biológico y social. Tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

Grafomotricidad: La grafomotricidad o desarrollo grafomotriz del niño tiene como objetivo fundamental completar y potenciar el desarrollo psicomotor a través de diferentes actividades. De esta manera, se les prepara para el posterior aprendizaje de la escritura. En niños con NEE estas actividades potencian además la atención y la psicomotricidad fina fundamental en su desarrollo.

Psicomotricidad Educativa: sus objetivos principales son abrir al niño a la comunicación, a la creación y acceder a la formación del pensamiento operatorio. El niño a través de sus acciones corporales adquiere los aprendizajes necesarios para desarrollarse en la escuela y en la vida diaria. Está especialmente indicado debido a su relación con el desarrollo evolutivo en las etapas de Educación Infantil y primer ciclo de Educación Primaria (de 3 a 8 años).

Psicomotricidad Reeducativa: se aplica a niños con trastornos psicomotores que presentan tanto retardo en su desarrollo como dificultad en la adquisición de las habilidades psicomotrices. Pretende que el niño llegue a la comunicación, a la adquisición del nivel simbólico y a los aprendizajes instrumentales.

Psicomotricidad Deportiva: la Psicomotricidad Deportiva procura mejorar la motricidad, coordinación y demás cualidades del movimiento que posibilitan acciones deportivas más exitosas. En el entrenamiento de alto rendimiento, la Psicomotricidad Deportiva, ocupa un espacio propio entre la preparación física, técnica y el tratamiento psicológico del deportista.

Psicomotricidad Terapéutica: Se centra en el ámbito terapéutico (dificultades motrices, emocionales, conductuales, intelectuales y sociales), y que comprende todas las etapas vitales de la persona, desde el niño al adulto. Brinda un espacio donde instaurar y restaurar los procesos comunicativos. Es aplicada a niños con trastornos psicomotores asociados a trastornos de personalidad.

Psicomotricidad Geriátrica: Psicomotricidad con personas de la tercera edad, para favorecer en esta etapa de la vida las posibilidades motrices, intelectuales, afectivas y sociales; para sentirse, conocerse y aceptarse de una forma más plena.

LA INFLUENCIA DE LA PSICOMOTRICIDAD

En el rendimiento escolar.

El niño que no conoce adecuadamente su esquema corporal y su orientación espacial es deficiente, se le dificultará ubicarse en un espacio determinado y no ha desarrollado su lateralidad, factores que le impedirán el proceso de lecto-escritura.

Sobre la inteligencia.

Ejerce un dominio sobre el cociente intelectual, en la base de la inteligencia se encuentra la suma de las experiencias físicas vividas por el niño.

En la afectividad.

El niño que no se tienen confianza, se siente inferior a los demás, que es menos inteligente y menos interesante que sus compañeros, es la opinión que se ha formado sobre su propia persona. Esto puede cambiar haciendo que el niño participe en las actividades psicomotrices que sean agradables para él.

LA PSICOMOTRICIDAD Y EL RENDIMIENTO ESCOLAR

La educación psicomotriz favorece la preparación del preescolar para enfrentar nuevas situaciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Durivage describe algunas condiciones que exigen los aprendizajes de la escritura y la lectura:

  • La escritura moviliza esencialmente los miembros superiores y requiere la Coordinación motriz fina y la óculo-manual.
  • En el preescolar las capacidades motrices están en plena evolución, uno de los objetivos que se maneja es preparar al alumno a través de ejercicios de coordinación óculo-motriz por medio de dibujos, moldear y ritmo, para favorecer la maduración.
  • En la lectura, además de un buen desarrollo lingüístico, es importante la percepción visual, la diferenciación y la orientación de las formas, en este caso de las letras.

Causas de la DISLEXIA

  • Condiciones sociales insuficientes.
  • Atraso escolar.
  • Drama familiar.
  • Perturbación auditiva o visual.
  • Pocas vivencias lúdicas y motoras.
  • Deficiencia perceptivo-motora.
  • Dificultades de análisis y de síntesis.
  • Dificultades de apreciación visual.
  • Dificultades de percepción auditiva.
  • Dificultades de estructuración espacio-temporal.
  • Dificultades de praxia constructiva.
  • Dificultades de representación mental.
  • Dificultades de memorización y evocación.

Requisitos para la adquisición del lenguaje

La adquisición del lenguaje según Bernard implíca tres condiciones necesarias:

– La maduración del sistema nervioso (importancia de la motricidad en la fonación y en la audición).

– La integración en un grupo humano (importancia de la cultura).

– La motivación afectiva (importancia de la afectividad).